Concurso y juegos de diciembre en nuestras sucursales
2 enero, 2018

1. Utiliza colores claros y brillantes 

El color blanco es una opción expansiva y práctica para un dormitorio pequeño. Evita que el espacio parezca demasiado ocupado o en una caja. Usar colores blancos o más claros combate la ausencia de grandes espacios de pared o ventanas para alegrar el espacio. ¿Miedo de ser demasiado severo? Para evitar que su pequeño dormitorio se sienta frío o carente de personalidad, aplique capas de blanco con diferentes texturas y patrones blanco sobre blanco para el drama. En el dormitorio de arriba, la simple adición de un diseño estampado y lámparas de noche de cromo transforma la habitación de estéril a elegante.

2. Coloca tu cama en una esquina 

Para maximizar el espacio, posiciona tu cama contra una pared o esquina. El efecto creará un área para dormir que se siente más acogedor.  Agregue un sistema de dos esquinas para la cabecera para crear una apariencia de diseñador acabada en un dormitorio.

3. Espejos

Los espejos expanden un pequeño dormitorio creando la ilusión de una habitación más grande. Posicionar un espejo para reflejar la luz de una ventana también es la única manera de subir la luz natural en su espacio. ¿La forma más fácil de incorporar un gran espejo a tu espacio? Encuentra un espejo del largo del cuerpo e inclínalo contra la pared. No se necesitan agujeros. Sin embargo, querrás asegurarlo con una pared pegajosa para tu tranquilidad.

4. Agrega cuadros 

El hecho de que su habitación sea pequeña no significa que tenga que ser aburrida. Agregue un patrón de cuadros con marco negro a una pared focal, como la pared de su cabecera. El cuadro tiende a tener una mala reputación por hacer que las habitaciones se vean pequeñas, pero usar el estilo y la técnica adecuados hace todo lo contrario. Si tienes un papel tapiz  no te olvides de crear una apariencia cohesiva al coordinarlo con tu ropa de cama.